Cómo documentar tu estilo

Si tienes contigo, ya sean en plantilla o como freelance, gente que sepa redactar, es posible que pienses que no necesitas una guía de estilo. En realidad no es así, porque el contenido que haces no tiene que ver con quien lo escribe, sino con a quién se dirige: tus clientes. 

Por eso hay que tener una guía de estilo. 

La guía de estilo no es más que la referencia para tus escritores, para asegurarse de que el contenido que crean para tu marca suena todo como si fuese siempre la misma persona la que escribe. A ver, cuando estás con un blog personal es sencillo ser coherente, porque tú eres la única persona que escribe. La cosa cambia mucho cuando tienes varias personas escribiendo. Tienes que crear esa consistencia en muchas voces diferentes, y por supuesto, tienes que asegurarte de que la voz que usas a través de tus copywriters y redactores se dirige a tus clientes. 

Una guía de estilo se encarga de esto.

Empecemos por el principio en lo referente a la guía de estilo

Que sí, que el contenido está en todas partes. Nos da en la cara cada vez que abrimos un navegador, lo busquemos o no. La forma de destacar en este caos de contenidos no es gritar más fuerte, sino tener algo molón que decir. Pero, ¿cómo saber qué es lo que mola y lo que no?

¿Quién es tu público?

A la hora de decidir qué contenido usar para alimentar tus canales de marketing tienes que centrarte en tu público objetivo. ¿Qué necesitan? ¿Qué preguntas se hacen? ¿Cómo les gusta comunicarse y dónde? Por lo tanto, el primer paso para crear tu guía de estilo es saber quién es tu público objetivo.

En pocas palabras

Cuando ya conozcas a tu público objetivo, echa un vistazo a tu competencia para ver qué voces ya son fuertes y claras y cómo puedes ocupar un nicho que aún no está cubierto.

Ahora, averigua quién eres como marca. ¿A qué parte del mercado te diriges? Busca algunas métricas sobre tu marca para determinar qué es lo que te diferencia.

Toda esto te ayudará a generar tres o cuatro palabras que identifiquen de forma eficaz y eficiente lo que es tu marca. Estos términos se extraen directamente de la personalidad de tu marca.

Para que estas palabras generales tengan más valor en el proceso, traduce lo que significan específicamente para su marca. ¿Qué significa en el contexto de su contenido?¿Cómo puedes utilizar las opciones gramaticales para transmitir la personalidad de tu marca?

Cómo hacerlo

Ahora vamos a escribir la guía de estilo. En primer lugar, organízate desde el principio. Empieza con un esquema y conviértelo en tu tabla de contenidos.

No tienes que reinventar la rueda: usa los recursos que ya tienes

La voz y el tono en la guía de estilo

Para la siguiente parte -la voz y el tono-, aprovecha lo que ya sabes. Hay una diferencia entre la voz y el tono que no es inmediatamente evidente: la voz es consistente, la personalidad de tu marca, y el tono es único para el lugar del contenido, tus canales. La voz es tu punto de vista sobre la información que das, a quién te diriges y los problemas a los que se enfrenta tu audiencia. El tono puede ser variado según el mensaje y el tipo de contenido que estés produciendo.

Ejemplos, ejemplos, ejemplos

Incluir ejemplos de tono y voz en la guía de estilo es siempre muy buena idea. Deben ser referencias rápidas que ejemplifiquen cada una de las palabras de la personalidad de tu marca para que los redactores y copywriters puedan entender inmediatamente qué escribir y cómo hacerlo.

No sólo debes incluir ejemplos de cómo quieres que suene tu voz y tu tono, sino que también de cómo no debe sonar. Por ejemplo, ser moderno y vanguardista incluye bromas divertidas y algo de sarcasmo, pero no palabrotas.

Del mismo modo, describe específicamente a los compradores potenciales, para que tus redactores y copywriters sepan a qué público se dirigen.

Describe todos los tipos de contenido que utilizará tu marca y cómo puede variar el contenido (número de palabras, tono, uso de imágenes/gráficos) y da directrices para los enlaces (entrantes y salientes) y los tipos de sitios a los que enlazar.

A modo de conclusión

La guía de estilo debe ser un ejemplo de tu contenido ideal. Impregna el texto con la personalidad de tu marca. Dale tu voz y tu tono.

Mantén actualizada tu guía de estilo

La guía de estilo es un documento vivo. A medida que tu marca evoluciona, también debería hacerlo tu guía de estilo. A lo mejor empezaste con una voz sarcástica, pero ahora que has ampliado mercado (con nuevos tipos de personas) tienes que modificar algunas cuestiones. Tu guía de estilo debería reflejar esta evolución.

Deja que la guía de estilo crezca y cambie con tu empresa y con el mercado. Eso sí, ten siempre presente a la audiencia y la personalidad de tu marca.

Y, sobre todo, haz tu guía de estilo fácil de leer. No sirve de nada si la gente no sabe cómo utilizarla de forma intuitiva. Si tienes una versión digital u online, enlaza el índice con las diferentes secciones para que alguien que busque una directriz específica pueda llegar a ella rápidamente sin tener que desplazarse por todo el documento.

¿Necesitas más información? Contacta con nosotros.

¿Te gusta lo que has leido?

Dejanos tu email para enviarte más información de valor
Consentimiento
Compartelo en tus redes:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
También te puede interesar

¿Te ha gustado el contenido?

¡Pulsa en una de las estrellas para calificar!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 2

¡No hay votos por ahora! Se el primero/a en calificar este contenido.

¡Lamentamos que este contenido no te haya resultado útil!

¡Mejoremos este contenido!

Cuéntanos ¿cómo podemos mejorarlo?