13 Jul 2012

Paradojas de la publicidad

0 Comentario

Todos conocemos las necesidades por las que están pasando las empresas en la actualidad. Es época de Crisis, y por lo tanto, tal como su mismo nombre indica, época de cambios. Necesitamos evolucionar y adaptarnos al medio que nos rodea; esta es la base de la existencia desde los inicios y esta es la única fórmula eficaz para sobrevivir a estos tiempos difíciles por los que pasamos.

En la actualidad, las empresas se ven afectadas por la devaluación de los precios, que traen consigo situaciones catastróficas y que llevan a éstas al sacrificio o a su extinción. Pero aun en esta situación tan difícil existen medidas de control y acciones que podemos tomar para superarlo, o al menos subsistir.

El proceso de adaptación que muchas empresas tratan de seguir, es si nos lo permiten, bajo nuestro punto de vista equivocado. La devaluación de un producto o lo denominado ahora popularmente como “oferta anti crisis” es, en multitud de ocasiones errónea; pues es sabido que si un producto tiene un valor de producción y un margen ganancial, este margen se puede estrechar pero con ciertos límites. La equivocación comienza por tratar de abaratar costos en la producción para así poder abaratar también los precios de salida del producto, sin darnos cuenta en muchas ocasiones que esto significa bajar la calidad del producto. Caso similar ocurre también en el sector “servicios”.

Muchos empresarios cometen el tremendo error de reducir los presupuestos publicitarios de sus productos, con la firme intención de economizar en la empresa arriesgándose a seguir la filosofía del “todo por el todo”. Pero no se dan cuenta que la promoción de un producto es una de las cosas más importantes para llevar dicho producto al éxito. Obtienen de esta manera, y al igual que reduciendo la calidad de sus productos y servicios, un feedback negativo que lleva la empresa a su destrucción.

Es por tanto, y teniendo en cuenta la situación actual del mercado, que lo más acertado es reforzar la promoción de sus productos y tratar de posicionar la marca mediante la publicidad. Algo aparentemente paradójico o contradictorio, pero que puede ser una de las medidas más importantes que se pueden tomar para salvar la economía de una empresa. Además, teniendo en cuenta dicha situación de crisis de la que hablamos, muchas agencias de publicidad y de medios publicitarios abaratan sus costes haciendo más viable la inversión.

Teniendo en cuenta que actualmente prevalece la precariedad, es de consciencia que tenemos que vender más cantidad de producto o captar más clientes, a pesar de tener menos ganancias por producto o servicio. Y esta fórmula de éxito solo se consigue mediante una estudiada promoción y poniéndose en manos de empresas especializadas en los campos publicitarios; para que así, mediante un correcto asesoramiento consigan los mejores resultados con el menor presupuesto publicitario posible. Pues debemos recortar, pero siempre usando nuestra tijera de la forma correcta.

En Publicidad, el mayor riesgo es no arriesgar.

Luís Bassat

COMPÁRTELO EN TUS REDES:
[superior]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*